Cascaes, Portugal

Cascaes, Portugal

_MG_9835

Texto y fotos: AleBravo

Para inaugurar la sección Fuera de El Ombligo decidimos compartirles uno de los lugares que visitamos durante nuestro viaje a Portugal: Cascais, en español Cascaes.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, la familia real de Portugal decidió que Cascaes era el sitio ideal para pasar los veranos, por lo que se convirtió en el destino por excelencia para los miembros de la nobleza y la aristocracia portuguesa.

Desde 1870 esta ciudad, conocida como el refugio de los famosos, ha sido considerada como uno de los lugares más cotizados por los vacacionistas de todo el mundo. De hecho, se llegó a considerar que Cascaes tenía el mismo peso internacional que Montecarlo y Saint-Tropez.

Fue así como Cascaes se convirtió en la ciudad más cara de Portugal, y a partir de los años 30 del siglo pasado empezó a recibir a los viajeros más ricos de todo el mundo. Es aquí dónde la clase alta portuguesa, la nobleza española y los aristócratas ingleses y alemanes han decidido invertir para comprar imponentes casas, tanto para vacacionar como para habitarlas.

Poco a poco, esta ciudad de pescadores se convirtió también en un destino excelente para los aficionados del golf, gracias a que cuenta con más de diez campos.

Otras actividades que predominan en Cascaes son: surf, vela, windsurf y kitesurf.

_MG_0093

Centro de Cascaes

Caminar a través de las angostas calles del centro de Cascaes es uno de los mayores deleites en este encantadora ciudad portuguesa. Sus calles, que se caracterizan por parecer un laberinto empedrado, albergan hermosas casas, que en muchos casos tienen adornos hechos con azulejos pintados, en su mayoría hermano.

En el centro de Cascaes hay una gran cantidad de tiendas, restaurantes y bares que reciben a miles de viajeros cada año.

Es particularmente agradable salir a caminar en las noches para disfrutar del atardecer y de la vida nocturna.

 

Capilla de San Sebastián

Más que ser un santuario religioso, esta capilla del siglo XVII es un museo con Dios, que albergan obras de arte muy importantes, y no sólo de artistas portugueses, sino también de diferentes partes del mundo, principalmente de Italia, España y Francia. Además de obras de arte, también se pueden apreciar muebles antiguos de distintos países.

Algo curioso de este museo es que el interior de cada sala tiene un estilo muy particular, por lo que podrás ver desde una sala decorada con tréboles y llena de muebles portugueses y franceses de los siglos XVI y XIX, hasta otra vez y Luna góticos, repleta de enormes vasijas chinas.

 

Museo de la Música Portuguesa

Una manera de sumergirse por completo en el modo de vida de una comunidad es conocer su música, y en Cascaes puedes hacerlo directamente en este sitio, cuyo objetivo principal es convertirse en un punto de encuentro cultural para el estudio y la discusión de los temas relacionados con la identidad musical de la ciudad.

A principios del siglo XX, la propiedad y tenencia un hombre conocido como Enrique Montero Belard, quien, tras la muerte de su esposa, decidió estipular en su testamento que tanto sus pertenencias como su casa pasarían a ser del Ayuntamiento, y como un último deseo solicitó que la casa se convirtiera en un museo.

En 1981 el gobierno compró varios instrumentos que pertenecieron al músico Michel Giacometti, y después de esta inversión, crearon un programa musical para el museo. A partir de este hecho, inició de manera oficial la música portuguesa regional, la cual fue aprobada en 1987.

Más tarde, el compositor Fernando Graça legó todas sus pertenencias al Museo de la Música Portuguesa.

Actualmente este recinto cultural tiene un papel muy importante dentro del mundo de la investigación, la educación, la documentación y la conservación musical.

 

Centro cultural de Cascaes

Uno de los sueños del Conde de Monsanto, Antonio de Castro, era construir la primera escuela de filosofía, para lo cual eligió, a mediados del siglo XVII, un hermoso edificio. Lo que nunca se imaginó fue que su bella creación terminaría convirtiéndose en un convento.

Muchos años después, y tras haber pertenecido a varios dueños, el edificio pasó a ser propiedad del Ayuntamiento, en donde se decidió transformarlo en un centro cultural.

Actualmente, este lugar, además de difundir el arte, especialmente las artes plásticas, se utiliza para realizar exposiciones, talleres y conciertos.

 

Museo Conde de Castro Guimarães

A las orillas del mar se encuentra una construcción del siglo XIX que perteneció al Conde Manuel Castro Guimarães, quien, además de donar su propiedad para hacer un museo municipal y una biblioteca tradicional, legó todas sus pertenencias. Dentro de su donación destacan una colección de obras de arte del siglo XVII y más de 25,000 libros.

El museo cuenta con un amplio acervo tanto de obras de arte Como de objetos de diferentes países y culturas del mundo. También cuenta con una sala de piezas arqueológicas.

Por su parte, la biblioteca del Museo Conde de Castro Guimarães está considerada un patrimonio muy valioso en esta ciudad, en especial por su libro más preciado: una crónica ilustrada de 1505 del rey D. Alfonso Henriques.

Además del museo, también se pueden conocer el jardín y el mini-zoológico.

 

Casa de las Historias de Paula Rego

El creador de este hermoso edificio, inspirado en la arquitectura histórica de la región, es Eduardo Souto de Moura, quien en el 2011 recibió el Premio Pritzker, considerado el Premio Nobel de los arquitectos.

Sus dos torres color naranja en forma de pirámide facilitan la tarea de identificar el lugar. El interior del edificio fue diseñado conforme a los deseos de los artistas, y es bastante peculiar, ya que se respetó la flora existente en el terreno donde se erigió el inmueble, por lo que ahora puede apreciarse en su interior.

Además de que brinda a los visitantes la oportunidad de disfrutar de sus exhibiciones, la Casa de las Historias de Paula Rego cuenta con una cafetería, una tienda y un auditorio para 200 personas.

 

TIP
Templo para la Paz Mundial

_MG_9905

Hace dos años, en Sintra, una ciudad que queda muy cerca de Cascaes, fue construido un templo budista ideal para relajarse y aprender a meditar.

El diseño está inspirado en el mandala de Heruka y en su interior podrás ver estatuas de diferentes Budas.

Te recomendamos que si vas a visitar el Templo para la Paz Mundial, te quedes a una clase.

¡A nadie le cae mal aprender a controlar su mente!

Te recomendamos que no te vayas de ahí sin echarle un ojo al techo, cuyo diseño está inspirado en la rueda del Dharma, el símbolo budista que representa las enseñanzas de Buda.

Para llegar

Lo primero llegar a Lisboa. Desde México no hay vuelos directos a este destino, por lo que primero tendrás que volar alguna otra ciudad europea. Una buena opción es comprar un vuelo a Madrid, y de ahí viajar a Lisboa.

-Dentro de Europa los vuelos son muy económicos.

-Busca boletos y easyjet.com.

-Desde Lisboa se puede llegar a cascáis en autobús, tren o automóvil.

 

Comparte con tus amigosShare on Google+Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest